Blog de los jóvenes



La invención de América

Autor Carol Benítez de los Santos



La Doctrina Monroe: “América para los americanos” es una frase que nunca incluyó a los países al sur de Estados Unidos. Hoy más que nunca se desplazan miles de personas hacia “el sueño americano”, con la esperanza de que las fronteras marcadas por la geopolítica se destruyan. ¿Y por qué no habría de ser así, si todos somos parte de un mismo continente?

Hace tiempo leí las revolucionarias ideas del historiador mexicano Edmundo O’Gorman, quien postula que América no fue algo que se descubrió, sino más bien un invento del pensamiento ilustrado europeo, un proyecto de la Modernidad.

Creer que el continente americano fue descubierto es concebirlo como un ser previo, fijo y predeterminado que existía para ser descubierto y conquistado. Sin embargo, América no existía antes de la llegada de los colonizadores, era una tierra sin nombre que se confundió con regiones asiáticas, habitada por diversos pueblos originarios con diferentes ideologías.

Por ello, existen dos mundos americanos: Angloamérica, la parte ocupada por los emigrados, quienes exterminaron a los nativos casi por completo, y en la cual fue exitoso el proyecto de Modernidad; y Latinoamérica, un sincretismo cultural que ha intentado modernizarse sin generar una ideología propia, mal copiando un modelo extranjero.

Fueron otros quienes nos dieron nombre y determinaron, por eso hemos estado en una lucha constante, imitando modelos que no encajan con nuestro ser ancestral. Aceleramos nuestros pasos para ponernos “a la par” de las economías globales, siempre en la búsqueda de la utopía americana, pero sin tener las bases que nos sostengan: nuestra historia es diferente. Si hubiéramos gestionado modelos autónomos y autóctonos, con la riqueza de esta tierra podríamos ser una potencia exportadora de alimentos, pero abandonamos las raíces. Hoy compramos al extranjero gran parte del maíz que consumimos.

Nunca es tarde, el espíritu de los sujetos y los países es su historia, la cual se encuentra en un constante devenir. Tal vez podemos empezar por autonominarnos: Abya Yala.

Publicado por

Carol Benítez de los Santos

Tesista de la Licenciatura en Lengua y Literaturas Hispánicas, en la UNAM.

3 thoughts on “La invención de América”

  1. Me gustó mucho, creo que en esa idea, ningún terreno ha sido descubierto, es la invención del hombre de nombrarle y reconocerlo. Invadido el hombre por sus estructuras sociales, vive insatisfecho lo que genera está búsqueda de ir por un sueño.

    1. Gracias. Sí, concuerdo contigo, pienso que al momento de nombrar algo expropiamos ese concepto y lo cargamos con un significado. Lo que nos lleva a cuestionarnos acerca de todas las estructuras sociales, ya que son una invención de una perspectiva humana, y demás determinada por cierto contexto histórico. También, como lo has dicho, el hombre moderno debe de tener un proyecto, un fin, un sueño… una utilidad, lo que genera estas las insatisfacciones. Gracias por leerlo.

  2. Muy interesante tu reflexión, me quedé con ganas de conocer más acerca de tus ideas de cómo sería un modelo autóctono y autónomo en Abya Yala.
    ¿Porque crees que a los países latinoamericanos nos gusta copiar modelos extranjeros?
    ¿No crees que el proyecto de Modernidad en Angloamérica no es tan exitoso como a veces nos quieren hacer creer?
    ¿Qué es lo que realmente buscan estos mares de latinoamericanos que buscan entrar a Estados Unidos cómo inmigrantes o “invitados”?
    Felicidades por el esfuerzo de compartir tus ideas, ojalá que sigas haciéndolo con más frecuencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *